Del huerto a tu mesa

¿Cuáles son las ventajas de cultivar tus propios alimentos? Gaby Vargas Romero sembradora, regenadora urbana y directora de Cultiva Ciudad, habla con Ruzo y Elias sobre las bondades de cultivar tus propios alimentos en un huerto urbano y así transformar positivamente tu cuerpo y mente.

Siembra, cultiva, come y sé feliz

En este episodio de “¡Aguas!” Ruzo y Elias conversan con Gaby Vargas Romero directora de Cultiva Ciudad (organización que busca transformar espacios y mejorar la calidad de la vida mediante la agricultura urbana), sobre las ventajas de cultivar nuestros propios alimentos. Los productos que normalmente encontramos en el súper no siempre son de la calidad que presumen, muchos de ellos suelen tener grandes cantidades de pesticidas, sin mencionar el gran período de tiempo que pasa desde que son cultivados hasta que llegan a la mesa, lo cual perjudica la calidad de los alimentos y también nuestra salud.

Una lechuga pierde alrededor de 50% de sus propiedades después de haber sido cosechada, si pensamos en el tiempo que pasan almacenadas, trasladándose hasta los supermercados y de ahí hasta nuestra mesa, es muy posible que para el momento en que la consumamos haya perdido todos sus nutrientes, pero la solución está mucho más cerca de nosotros, en un pequeño espacio en nuestros hogares o en alguno cercano que pertenezca a la comunidad: agricultura en huertos urbanos.

Huerto Tlatelolco

Los huertos urbanos no buscan satisfacer todas nuestras necesidades alimenticias, pero son un gran apoyo para cubrir muchos productos que consumimos regularmente y la gran oportunidad de tenerlos mucho más frescos. Además, el contacto con la tierra ayuda a un nivel emocional, nos hace valorar los procesos de producción y a todos los involucrados, y en el caso de los huertos comunitarios sirven incluso para regenerar el tejido social. La forma en la que estamos acostumbrados a alimentarnos, con productos procesados que nos ahorran algunos pesos, transforman el clima y deterioran mucho más rápido el suelo e inevitablemente nos hará gastar más en el futuro para recuperar nuestra salud y la del planeta. Es necesario que busquemos alternativas que promuevan la regeneración y le equilibrio, que involucremos a toda la comunidad, que enseñemos sobre agricultura en las escuelas, no se trata de que todos nos volvamos veganos, sino que aprovechemos lo que podemos hacer (y cultivar) desde nuestra trinchera.

Escucha el Episodio anterior

Puentes a otros sitios