Arturo Flores

Phersoix platica con el periodista musical Arturo J. Flores, quien comparte su visión sobre el reggaetón como un sonido que nació para hacer que muevas la cadera y evolucionó a romper prejuicios y empoderar a todo tipo de personas.

Perreo intenso que tumba prejuicios

No hay persona con más críticas, prejuicios y arrogancia hacia la música que aquellos “periodistas musicales” que se dicen expertos en todo tipo de género, disco, movimiento y festival, pero por ningún motivo se permiten escuchar reggaetón o ir a un perreo porque “esa no es música”, personas que se olvidaron por completo de su sentido de investigación, de la observación, de mimetizarse con el público, de ponerse en lugar del otro e intentar sentir y ver con sus propios ojos el sabor y poder que cierto ritmo provoca en los cuerpos que asisten a disfrutarla, hay un lugar especial en el infierno para ellas, completamente oscuro, silencioso y vacío.

Esta discusión va más allá de la reivindicación del reggaetón, que para aquellos que lo gozan y lo perrean no hace falta, esto es para aquellas personas que no necesariamente traen dembow en sus listas de reproducción, aquellas que tal vez le cambian a la radio en cuanto sale el último hit de Maluma o J Balvin, para quienes dicen no entender el género, para quienes lo consideran repetitivo, vulgar, corriente, misógino y de chacas, para quienes se dicen tolerantes siempre y cuando la música en el bar o en la fiesta casera no se una a la moda de tumbar la cadera. Este episodio de Dembow, es para que reten sus prejuicios, se sacudan el posible miedo y pongan a prueba la tan amada y presumida “objetividad musical”.

Phersoix y el periodista Arturo Flores, hablan sobre cierta parte periodística del reggaetón, de cómo la lectura y escritura del género se ha enfocado (igual que mucha de la crítica social) en señalarlo como música que no vale tanto la pena como para hacer una disección de cada rima, letra, sentido y exponente de la amplia variedad que existe; conversan sobre el poder de las palabras que entienden el contexto más allá de la opinión propia, de lo mucho que hace falta romper los prejuicios sobre el perreo que al final están replicado el clasismo tan arraigado en nuestro país, de la música que se creó para bailar y no para ser apreciada en un sillón con una copa de vino en la mano, de la cultura, inclusión y empoderamiento que imprimen esos sensuales ritmos, que necesitan apreciar en vivo para poder entenderse.

Lizz “Chacal”

Tomasa del Real “Barre con el Pelo”

Escucha el Episodio anterior

Un Simulacro de Amor

Un simulacro de amor.

Posted by Puentes Mx on Wednesday, September 12, 2018

Puentes a otros sitios