Crianza consciente

Ifi invitó a Karla Lara, una doula experta, para hablar acerca de los diferentes tipos de crianza; bondades, virtudes y cosas no tan agradables de cada uno. Hablaron de estereotipos sobre la apariencia de los niños y niñas. Además, comentaron algunos detalles sobre el Women’s Weekend de este año.

Estereotipos y Crianza

Karla Lara es doula certificada en parto y posparto, consultora de lactancia, abogada y madre de cuatro. Además, es directora editorial del sitio Mamá Natural. Acompañó a Ifigenia Martínez Urdaneta, “La Jefa”, para hablar acerca de los diferentes tipos de crianza; sus bondades, virtudes y diferencias entre cada uno. Cuál es el estilo que más podría adecuarse al caso de cada uno. Hablaron también sobre los estereotipos sobre la apariencia de niñas y niños, así como la forma adecuada de tratar este tema con nuestros hijos.

Los tipos de Crianza

Existe muchísima bibliografía escrita sobre los diferentes estilos de crianza. En la actualidad, un modelo del que se habla mucho es el propuesto por los psicólogos MacCoby y Martin en 1983, que se basa en dos ejes: la exigencia paterna hacia los niños, y la disposición paterna a la respuesta. A partir de su interacción, quedan definidos cuatro estilos básicos de crianza que esbozaremos a continuación.

Estilo autoritario

Un control fuerte en cuanto la exigencia, y poca disposición y reciprocidad dan como resultado el estilo autoritario o dictatorial. Aquí son los adultos los que mandan, y los niños los que callan y obedecen. Son padres que esperan muchísimo de sus hijos, imponen gran cantidad de reglas y si no se cumplen aplican castigos. Por otro lado, no suelen ser afectuosos con sus hijos, sino que se muestran distantes. Los niños suelen ser sumisos y obedientes, de baja autoestima, o bien rebelarse en la adolescencia ante tantas normas.

Estilo permisivo

Por el contrario, padres permisivos son aquellos de control relajado y alta disponibilidad y reciprocidad para las necesidades de los niños. Hoy en día es común escuchar hablar de los “padres helicóptero”, los que sobrevuelan alrededor de sus niños, pendientes de satisfacer hasta el menor de sus caprichos y que no saben decir un “no”. Crecer sin límites resulta perjudicial para estos niños, que después tienen dificultades para desempeñarse académica y socialmente y suelen comportarse como pequeños tiranos.

Estilo autoritativo

Se lo conoce también como estilo democrático. El más equilibrado, sabe combinar un control fuerte con una alta disponibilidad. Son padres que ponen reglas claras, pero están abiertos a dialogar y explicar sus motivos. Sus hijos reciben contención y afecto además de límites, y suelen crecer con autoestima alta, empatía hacia los demás y capacidades de liderazgo.

Estilo negligente

Un control relajado y baja reciprocidad y afecto dan como resultado el estilo negligente. Son padres y madres desatendidos, que no brindan contención a sus niños ni están emocional o físicamente disponibles para ellos. No exigen mucho de sus niños pero tampoco se muestran solícitos o afectuosos. Delegan la crianza en terceros, como la institución escolar. Sus hijos crecen abandonados, con pobre autoestima, no saben cumplir normas y tienen problemas en la interacción social.

Por supuesto que estos cuatro estilos no suelen darse “puros”, sino que son una idealización. No está de más conocerlos para reflexionar sobre nuestros propios modos de abordar la crianza de nuestros hijos, y sus posibles consecuencias.

 

Escucha el Episodio anterior

Puentes a otros sitios