El pequeño hombre de Nuremberg

En este episodio de La Mano Invisible, nuestro ilusionista de casa, El Mago Conde nos habla sobre el gran artista Matthew Buchinger y abre el debate sobre la importancia de si el producto final vale más que las propias habilidades del artista.

Matthew Buchinger, ¿el valor del acto depende de las habilidades del artista?

Existen cientos de historias de personas que se sobreponen a ciertas adversidades que los acompañan desde su nacimiento y logran grandes cosas, asombrando a miles e incluso convirtiéndose en ejemplo para muchos otros. Es el caso del alemán Mathew Buchinger, conocido como “El pequeño hombre de Nuremberg”, quien a pesar de haber nacido sin brazos ni piernas logro convertirse en un increíble mago y artista del siglo XVIII que viajó por todo el norte de Europa entreteniendo a reyes y aristócratas.

Las habilidades de Buchinger iban desde la construcción de barcos de madera al interior de botellas, hasta la música, la caligrafía y la magia, famoso por su gran capacidad en uno de los actos más antiguos del mundo del ilusionismo: la rutina de Cups and Balls o como la conocemos en México (especialmente aquellos que han visto caer su dinero con algunos habilidosos a las afueras de ciertas estaciones del metro de la Ciudad de México), ¿dónde quedó la bolita?, para la cual se necesita una gran destreza manual y gran agilidad mental.

El Mago Conde nos comparte la historia de este gran ilusionista que tocaba la trompeta, la flauta, y realizaba preciosas micrografías pese a sus complicaciones de nacimiento. Además, habla sobre el valor de los productos finales de los artistas, en especial de aquellos como Buchinger, ¿un acto de magia es más o menos valioso de acuerdo a las capacidades de quien lo realiza?

Tráiler “Freaks” de Todd Browning

Escena del cigarro con “El torso humano”

Escucha el Episodio anterior “Los Malos Espectadores”

Puentes a otros sitios