Alison Mossart / MULA

Dos entrevistas: una con Alison Mosshart, artista plástica y vocalista de bandas como The Deadweather y The Kills. Hablaron sobre su más reciente visita a México; la exposición de sus pinturas -‘Side Effects’- que presenta en Panteón, su pintura y su proceso creativo. La otra con MULA, agrupación de chicas dedicadas a la música electro-caribeña.

Pintura y Caribe

Luli Serrano y Evaristo Corona “Golfo” presentan un combo de entrevistas muy interesante. Por un lado, una charla con Alison Mosshart, artista plástica, modelo y vocalista de bandas como The Deadweather y The Kills. Hablaron sobre su más reciente visita a nuestro país y la exposición que actualmente se presenta en Panteón, ‘Side Effects’. Su proceso creativo y su inspiración para pintar se vuelven tema central de una conversación que se pasea por diálogos sobre ansiedad, inspiración y definiciones de “artista”. En la segunda parte, “Golfo” recibió en cabina a la tripleta de chicas originarias de República Dominicana que se presentan bajo el nombre de MULA; agrupación dedicada a la experimentación con ritmos electrónicos y caribeños.

Alison Mosshart en Spotify

La entrevista con Alison

Alison Mosshart: Mariposas y no poder comer, no poder dormir, no poder pinches funcionar pero sí puedo pintar como maniaca y estoy riendo todo el tiempo. Una buena para nada, perfecto.

Luli Serrano: Es un gran momento para sentir eso y siendo una persona creativa en México, nunca antes habiendo creando algo aquí. ¿Has escrito alguna vez algo cuando viniste aquí?

Alison: No, nunca y es interesante, he estado aquí muchísimas veces para dar muchos conciertos y siempre la altitud sobre el nivel del mar es algo que temo porque mata a mi cuerpo y soy muy activa en el escenario, me preocupa que no vaya a dar un buen espectáculo y sólo pinches desmayarme. Así que me preocupo, pero esta ocasión pensé, nadie te exige nada físicamente así que monté la ola y fue muy cool y raro y sentí como si estuviera teniendo una experiencia fuera de mi cuerpo todo el tiempo. Así que sólo pinté y pinté y pinté. Y siempre que dormía me dejaba ir, la habitación es de este tamaño.

Evaristo (Eva): Por cuánto tiempo has estado en México en esta ocasión.

Alison: Llevo aquí desde abril… un domingo de abril. Casi dos semanas ya. Me voy el domingo así que serán dos semanas.

Eva: ¿Has desarrollado alguna especie de rutina durante estos días? ¿Eres una artista disciplinada a la que le gusta tener alguna especie de calendario para tus pinturas?

Alison: La he desarrollado. Disciplina no sé, tal vez sí lo soy, digo soy una adicta al trabajo. Creo que cuando se es así existe una cierta disciplina que está de cierto modo descontrolada. Así que no es una disciplina, no sé cómo explicarlo. Mi rutina favorita consiste en mucho café por las mañanas, despertarme y sentirme desorientada, dar una caminata, no puedo casi ni hablar estoy tan cansada. No puedo manejar un auto si no he tomado café, es peligroso. Camino hasta Starbucks y me siento en la entrada, cada día por alrededor de hora y media y tomar como un pie o un galón de café.

Eva: Son como tres litros y medio.

Alison: Y escribo en mi cuaderno, y escribo y escribo y pienso. Cualquier cosa sale, es como una corriente de conciencia y lo hago todos los días, siempre escribo. Y nunca las leo, nunca las retomo, hay alrededor de 200 cuadernos en mi clóset desde que era una niña. Es mi modo de seguir adelante o algo así.

Luli: ¿Es algo así como tu diario?

Alison: Totalmente, es como el diario de una niña pequeña.

Luli: Sí, porque me preguntaba si tenías un diario. Me interesa cómo te sientes acerca de todas estas mujeres músicas que están empezando a compartir sus historias en libros… pienso en Chrissie Hynde, Patty Schemel, Viv Albertine…

Alison: Algunos de los libros me gustan y algunos no. Y no te diré cuáles. Porque no soy una mala persona.

Luli: Pero la cosa yo creo, es muy interesante que esté sucediendo ahora mismo. Porque creo que nos hemos acostumbrado a crónicas enfocadas en los hombres, desde su punto de vista y no hemos escuchado la versión de las mujeres.

Alison: Sí, así es, y eso es porque es muy difícil conseguir un contrato para un libro. Es verdaderamente difícil hacer esas cosas. Tenemos historias increíbles, tenemos vidas increíbles, somos también increíblemente capaces de contar esas historias y el malentendido es que el público no las compraría. Que no las quiere. Pero eso es falso.

Luli: Por supuesto que no lo es.

Alison: Sí que las quieren y nos vamos cuenta que cada vez más. Y más oportunidades se están abriendo y eso es genial. No sé cuanto nos va a tomar para estar al parejo pero estamos corriendo para llegar ahí lo más pronto posible.

Luli: Y ¿cómo te sientes al respecto? Me he encontrado diversas técnicas, me refiero a collages y cosas así y encuentro que el collage es un modo muy femenino de lidiar con cosas, ¿por qué intuyes que sea así?

Alison: (5) No lo sé, nos dejamos guiar mucho por nuestras emociones pero somos increíblemente inteligentes al mismo tiempo así que es muy difícil para mí, sólo puedo hablar por mí misma, pero no soy una persona violenta, mis emociones lo son. Mis pensamientos son… si no logro dejar salir mi punto de vista me frusto tantísimo y se siente como una guerra. Se siente como la muerte. Es muy difícil… veo un par de tipos borrachos peleando en la calle y así es cómo ellos lidian con eso y eso es simplemente algo que nunca voy a hacer yo. Mi mente es simplemente este estilo violento de pintar o este loco… puedo ir al escenario y ser esa persona, puedo literalmente perderme a mí misma en gritando y en movimiento. No hay nada más catártico. O, no lo sé, encontrar mi modo de lidiar con estas cosas ha sido completamente a través del arte. Y las hay, hay por lo menos 4 cuadros ahí en los que se ve lo que tú dices, y son 4 estados de ánimo muy diferentes míos. Diferentes sentimientos como súper oscuros, muy esperanzada, muy iluminada, muy pesada. La mano simplemente hace eso. No sé cómo repetir nada, no sé cómo hacer nada dos veces. Si alguien me dijera: Ese cuadro, ¿puedes pintar algo como aquello? ¡Por supuesto que no! No puedo, no puedo volverlo a hacer. Va a tener que gustarte algo más.

Eva: Y dentro de este campo de impulsos, porque suenan a ser eso, impulsos, ¿qué vino a ti primero, la necesidad de expresarte en canciones, en dibujos o cuadros? ¿cuándo descubriste que tenías este modo de pintar tus sentimientos?

Alison: Desde una edad muy temprana. En verdad. Fue lo primero que hice. Mi mamá era maestra de arte en preparatoria y puso esas herramientas en mis manos y me sentó en la mesa. Así simplemente sucedió, nunca tuve suficiente pero al mismo tiempo en cuanto aprendí a escribir, cualquier cosa, una palabra, estaba siempre escribiendo canciones, poemas, supongo que eran algo así, siempre estaba manteniendo mi diario. Tengo diarios literalmente desde el primer año en que aprendí a escribir. Y el gran descubrimiento con la música. La música tenía esta evolución, como estoy seguro que el arte también tiene, pero para mí, no podía irme de gira hasta que tuviera una cierta edad, no podía entender o saber qué se sentía actuar en frente de  público hasta cierto momento de mi vida. Y luego estoy evolucionó porque yo era increíblemente penosa, no quería estar frente a personas, sin duda tampoco quería hablar y estar en el escenario con esa línea pintada en la arena, hay algo muy poderoso acerca de ello, sientes que por ese momento puedes hacer, decir y ser quienquiera que tú quieras y nadie puede venir y agarrarte por eso. Estás ahí. Las personas pueden decir mierda y media acerca de ti después, pero yo no lo leo, simplemente me iré a la siguiente ciudad. Con el tiempo, la primera vez que actué en frente de un público me oculté detrás de un amplificador, la segunda vez me oculté detrás de algo así como un poste, no miraba a la audiencia. De la cuarta a la vigésima vez estaba de espalda a todos. Me tomó tal vez alrededor de 2 años para voltear a ver a alguien pero entonces me di cuenta del poder en ello y de cuánta energía eso me brindaba y que estábamos teniendo una conversación. Eso se transformó gradualmente en una maldita dominación global. Te sientes loca, es una locura. La pintura ha sido un poco así, siempre lo he hecho y agradezco que fueron mis amigos quienes fueron a mi casa y vieron estas cosas y dijeron: Por qué no se lo muestras a más personas. Para ser completamente sincera nunca lo habría pensado, era algo tan personal para mí, lo hice para mí y nunca pensé que a alguien le gustaría verlo. En el momento en que pensé que a algunas personas les gustaría verlo pensé: Genial, cualquiera puede verlo. Seguro, por qué no. Y ahora disfruto mucho haciendo shows, es genial.

Eva: ¿Alguna vez tienes que lidiar en este tipo de shows artísticos con las críticas de la gente? Porque aquí se puede ver la cara de las personas y sus reacciones a tu arte inmediatamente, y este es algo así como tu lado más vulnerable.

Alison: Totalmente porque estoy en el suelo, estoy en el suelo con todos. Es una cosa completamente diferente.

Eva: En el mismo nivel y no es como que has estado trabajando en una canción por tres meses, sólo hiciste este cuadro, no volviste nunca más a él, lo hiciste como un impulso, que es de lo que hablábamos. ¿Sientes que tienes que lidiar con esas críticas y esas reacciones humanas de las personas que vienen?

Alison: Seguro, tengo que lidiar con ello, pero ya no tengo esa parte de mí a la que le importa si alguien odia algo. Amo ese sentimiento. Me encanta alguien realmente repudiando algo o realmente amándolo. Lo que no comprendo y con lo que no conecto es el: No lo sé… simplemente no tengo tiempo para eso. Está bien si a alguien no le gusta. Está bien. Hay un montón de cosas que a mí no me gustan. No pienso que sea un ataque personal a alguien. Creo que eso sólo una opinión personal de lo mío. Es increíble. Es increíble tener sentimientos poderosos acerca de ciertas cosas. Para mí estar simplemente en una galería llena de personas viendo mi arte y estando allí al mismo tiempo es algo muy desnudo, vulnerable. Simplemente físicamente para mí, porque estoy muy acostumbrada a estar en el escenario o detrás de él. Ese es mi problema. Después de todos estos años, ese es mi problema. ¿Cómo puedo hacer esto? ¿Dónde esconderme? No sé qué hacer, no sé qué decir, mi cara está en una sonrisa constante y duele y no sé qué está pasando.

Luli: Has hablado de cuando haces arte o una canción alguien más decide si vale o no.

Alison: Seguro.

Luli: ¿Encuentras eso liberador de cierto modo? ¿Por qué es eso?

Alison: Me refiero a que estoy muy segura de cuál es mi trabajo y ése es el de ser una artista, ser la música y hacer estas cosas. En verdad siento que en cuanto están hechas, dejan de ser mías, son del mundo. Es para eso que las hago. Empiezan en un lugar muy personal y luego entran al mundo y cambian por completo de significado para cualquiera que las escuche o que las vea. Después de eso no es más mi problema, no el mundo en el que quiero pensar. Lo dejé salir y estoy ya haciendo algo distinto. Está bien.

Luli: Cómo te sientes acerca de explicitar tu proceso creativo, porque intuyo algunas personas tal vez estén interesadas en ver cómo funciona el motor, no creo que tú lo racionalices, pero ¿alguna vez has sentido la necesidad de exponer las partes de las cosas que estás haciendo como un proceso, en vez de una cosa completa?

Alison: Supongo que hay un interés de personas por saber. Pinto con personas a mi alrededor todo el tiempo. Pinto en el backstage donde hay personas caminando sobre mí y alrededor de mí y no me importa. Escribo canciones en bares que están repletos de personas y estoy sentada en un rincón, nadie sabe que estoy ahí y puedo escribir toda la noche. Hay algo de… sólo siento que a nadie le importa, soy invisible, está bien. Es genial. Es mi estado preferido.

Eva: ¿Vamos a tener algunas canciones que escribiste durante tu estancia en México?

Alison: Escribí una. Tenía esta idea. Había estado pintando por alrededor de una semana seguida y César me trajo una guitarra porque me empezaba a volver loca. No había tocado la guitarra en 4 días y pensé: esto está muy extraño, me empecé a sentir bastante raro, toco a diario y realmente quería una guitarra. Y me trae la guitarra y cada vez que alguien manejaba y llovía yo tocaba, y fue realmente bueno. Todas estas partes de canciones en las que me he atorado y luego le dije, no sé cómo llegamos a la conversación pero me dijo algo así como que aquí había un muy buen estudio de grabación aquí y yo le dije: quiero ir. Hagámoslo. Iré allí y escribiré algo en el estudio ese día y lo grabaremos e hice eso por primera vez, nunca antes lo había hecho. Nunca he tocado el bajo, nunca he tocado las percusiones, como las baterías, nunca ha hecho cada pequeña parte de una canción. Literalmente veo al bajo como, ¿qué es eso? No sé qué es. He visto a gente hacerlo con anterioridad. Fue una gran experiencia, la canción es una locura por completo, es brillante y es mala, y lo es todo y pasó en seis horas. Me sentí tan orgullosa de que tomé esa oportunidad en un lugar que no conozco, nunca había hecho algo así aquí. Nunca había hecho algo así, para nada, sin mi compañeros de la banda, fue algo muy empoderador. Fue genial. La Ciudad de México ha sido desbordantemente inspiradora en 90 niveles diferentes.

Eva: ¿Habías encontrado esa inspiración antes? Porque esta no es tu primera visita a la Ciudad de México, has venido…

Alison: Vengo en una capacidad muy diferente, es muy estresante, muy repleta. Estoy exponiendo, estoy corriendo a la prensa, estoy corriendo al concierto, estoy tocando en el concierto, tengo 3 horas para dormir, tengo que subirme a un avión, no me da el tiempo para siquiera soñar en tener tiempo para mí misma. Es más algo de vida o muerte, dormir, comer, tocar; si no puedes ni siquiera dormir o comer, seguro vas a tocar no importa qué pase, porque hay personas que vendrán y lo sabes y simplemente vas a lo siguiente. Esto es como un sueño hecho realidad. En verdad.

Eva: Alguna vez extrañas ese acelere, ese comer, tocar, dormir…

Alison: No, no lo extraño porque lo hago en unos 4 días, estaré de nuevo de gira por 3 ó 4 meses, no necesito nunca extrañarlo porque siempre está a la vuelta de la esquina.

Luli: ¿Cómo te sientes acerca del arte colectivo? ¿Has pensado alguna vez juntarte con alguien más para crear algo fuera de, por supuesto, Jamie (Hince)?

Alison: Sí, ¿para hacer arte? Sí, hay personas con las que estoy realmente fascinada que son mis amigos. Quisiera trabajar en algo con mis amigos. Porque nunca he pintado con nadie más. Creo que sería bueno o sería un desastre, pero de cualquier forma me gustaría mucho. Me gustaría ver qué me provocaría hacer, creo que estaría nerviosa y con el miedo de echar a perder su parte y la mía que realmente me gustaba, ¿me entiendes? Pero siento que puedo hacerlo porque es exactamente la mismo que en una grabación. Puedo tener una toma de voz que me guste bastante y Jamie dice que no y yo pensando que es lo mejor que he hecho alguna vez y él: no, puedes hacerlo mejor, y yo quiero matarlo, pero debo estar tranquila, así funcionan las cosas, todo mundo debe quedar conforme con todo, y para que a todo mundo le guste todo es una imposibilidad. Haz lo mejor que puedas pero, sería interesante, creo que sí lo haría. Ir canción por canción.

Luli: Tal vez es eso, esto que debes soltar de tus cosas. Cosas que sientes que son excelentes…

Alison: Seguro, pero ahora mismo, para mí el arte ha sido desde el comienzo mi diario pictórico personal de lugares a los que he ido, personas que he conocido, cosas que he sentido, preguntas que tengo, cosas que no puedo resolver, todo lo relacionado con eso. Así que sería muy interesante pintar con alguien más porque así todos sus pensamientos y todas sus preguntas y todos sus temores y amores van a chocar, ¿saben a qué me refiero? Y hará algo interesante y genial, creo.

Luli: Sobre qué es lo que estás más curiosa, dónde encuentra tu curiosidad su mayor foco.

Alison: No lo sé, siempre estoy en búsqueda de algo. Felicidad es una palabra tonta pero este saber quién es que soy, encontrar mi plenitud y cómo puedo comunicarme con personas de la mejor manera. Sólo siendo un ser humano es muy confuso. Creo que moriré seguramente sin saber la respuesta, pero no creo que viviré un sólo día sin tratar de encontrarla. Es muy personal, creo que son mis preguntas más grandes, del tipo ¿por qué estoy aquí? ¿Qué más puedo yo hacer? ¿Cómo puedo hacerlo mejor? Es asombroso y doloroso al mismo tiempo.

Eva: ¿Qué es lo que más te confunde acerca de ser una artista?

Alison: No lo sé, sabes, esa parte no me confunde. Esa parte es la que es natural para mí. Es cuando me despierto en la mañana y es lo único que quiero hacer, esa parte creo que me la sé. Sólo tengo que confiar en mis instintos con ella, es todo lo demás, cada otra interacción humana con la que lucho. La parte artística está solamente dentro de mí. Le tengo un gran respeto y siento una sincera responsabilidad por ella. Si está dentro de mí no puedo simplemente pararme una mañana y no hacerla porque estaría decepcionándome a mí misma y tal vez a un montón de otras personas, no lo sé.

Eva: ¿Con cuántas cajetillas de cigarros viajas?

Alison: Un montón, me cobraron en el aeropuerto, las encontraron todas, me revisaron por completo, ¿y saben por qué lo hicieron? Porque la cinta de mi maleta nunca apareció, estaba en otra sala del otro lado. Fui a ver la banda de equipaje y mi vuelo nunca apareció. Estuve allí por una hora, esto es de locos, quiero salir muchísimo y finalmente le pregunté a alguien, porque pensé tal vez ha pasado mucho ya, yo estaba en la otra habitación, y llego allí y hay 3 guardias parados alrededor de mi maleta, y me tomaron y me llevaron a un lugar en el que abrieron todas mis cosas y yo como: ¡Oh dios! Esto va a significar otra hora. Bueno, al final fue muy divertido. Espero que eso pase cuando regrese a Estados Unidos. Espero que no suceda en todos lados.

Eva: ¿Has pensado últimamente en dejarlo?

Alison: ¿Dejar qué?

Eva: De fumar.

Alison: Siempre pienso en ello. Sé que está mal. Es terrible pero… Lo dejé una vez por ocho meses, fueron los peores ocho meses de mi vida. Era miserable y estaba loca. No podía unir dos pensamientos, recuerdo estar dando vueltas en mi casa abriendo cajones sin recordar qué era lo que estaba buscando y enojarme mucho y querer golpear cosas. Y el día que volví a fumar fui súper feliz, estaba dando giros en el aire.

Eva: Lo entiendo, ese cigarro. Ese cigarro después de un largo tiempo, sabe a gloria.

Alison: Es genial. Todos los demás en el medio no me importan, todos podrían ser simplemente ése cigarro, eso sería genial.

Eva: Ése es, sientes que el alma te vuelve al cuerpo.

Alison: Piensas, soy yo de nuevo. Fantástico. Me gustan mis amigos de nuevo

Eva: Lo amo y lo odio. Muchas gracias, muchas gracias por tu tiempo.

Alison: De nada.

MULA

Anabel Acevedo, Rachel Rojas, y Cristabel Acevedo conforman MULA, una agrupación de chicas del CaribeRepública Dominicana- que levantan la mano en la producción de música electro-caribeña. Nos contaron -en el caso de las hermanas Acevedo– cómo pasaron de su agrupación anterior (Las Acevedo) a lo que es el proyecto actual; cómo se reunieron con Rachel y cómo definieron su particular sonido cargado de influencias afrolatinas. Su presentación en el NRMAL, su gusto por las cervezas nacionales y la experimentación musical.

MULA y Golfo.

MULA en Soundcloud

Escucha el Episodio anterior

Puentes a otros sitios