Natalie Prass

Golfo conversó en entrevista con la cantautora estadounidense de indie romántico Natalie Prass; sus inicios tempranos en la música, sus influencias y el camino que le ha llevado a definir un particular sonido que la ha colocado como una de las intérpretes de indie folk-pop romántico más reconocidas de los últimos años.

Indie Romántico Americano

En una entrevista vía telefónica, Evaristo Corona “Golfo” pudo a bien conversar con la cantautora estadounidense Natalie Prass. Hablaron sobre su inició en la música en su natal Virgina (Richmond); sus influencias, la música en su vida a lo largo de sus años escolares y cómo -ya siendo adulta- se decidió por la misma como una profesión. hablaron sobre sus discos de larga duración, sus LP’s y sobre cómo ha ido definiendo su sonido, el cual le ha posicionado como una de las intérpretes de indie romántico más reconocidas de los últimos años.

Su perfil en Spotify

A continuación les compartimos la transcripción al español de la entrevista con Natalie Prass.

Evaristo Corona “Golfo”: Hola Natalie, ¿cómo estás?

Natalie Prass: Bien. Disculpa la tardanza pero la entrevista que estaba haciendo tomó más tiempo del esperado.

EC: Ni te preocupes. ¿Cómo estuvo?

NP: Bien. Gracias. Ella fue maravillosa.

ED: ¿Qué tanto disfrutas el dar entrevistas y hablar sobre tu música?

NP: Pues… sí, está bien. ¿Sabes? La cosa es que no creo que ningún cantautor comience a escribir canciones y piense que no puede esperar a empezar a dar entrevistas. Pero es muy importante porque agradezco que alguien escriba sobre mis canciones y todo está conectado y todos nos necesitamos los unos a los otros.

ED: Como bien decías, no todos los artistas piensan en estas charlas como algo emocionante. Sin embargo, es parte del trabajo y es muy diferente cuando eres parte de una banda como ha ocurrido contigo que cuando eres el centro de atención. ¿Qué tanto te gusta ser ese centro ahora?

NP: Sí. Pues escribí mi primera canción cuando estaba en primer año y siempre me he considerado como una artista solista pero también me ha encantado tocar con otras personas y he disfrutado esa música. Amo colaborar pero esto es lo que siempre he soñado. El tener una carrera en la música y ser una compositora. Hay mucha energía positiva que me hace apreciar el hecho de que ya no tengo que tener dos trabajos pero también hay retos en ello y estoy muy agradecida de poder hacer música todo el tiempo sin tener que trabajar.

EC: ¿Cuándo empezaste a sentir que tenías una carrera? Es difícil creértela y tienes que hacerlo porque es tu actividad de tiempo completo.

NP: No empecé a generar dinero de esto sino hasta que cumplí 28 años que fue cuando me contrataron para tocar los teclados en la banda de Jenny Lewis y ahí me di cuenta de que podía renunciar a mi trabajo. Pero siempre he tenido la meta y la aspiración de ser una artista de tiempo completo. Incluso, cuando vivía en Nashville, Tennessee y había músicos por todos lados y trabajando en todos los distintos niveles y yo no entendía cómo es que un día no podías mantenerte a ti mismo y de pronto un día sí. ¿Qué pasa ahí? Y simplemente no hay respuesta a eso pero cuando Jenny Lewis me contrató, justo antes de eso, estaba pensando que quizá ésto no era para mi porque estaba viviendo con muy pocos recursos en la casa de una amiga a quien le estaba rentando una habitación y sentía que de verdad estaba batallando mucho e intentando intensamente en ser una artista pero pasaba la mayor parte de mi tiempo en trabajos y empecé a trabajar en una clínica para perritos donde tuviera tiempo de desarrollar algo de forma creativa para no tener que apartar mi mente de la música y… en fin, fue una batalla durante un tiempo pero cuando me uní a la banda de Jenny obtuve la confianza que necesitaba para darme cuenta que ésto es en lo que soy buena, ésta es mi pasión, ésto es mi primer amor y siempre he amado la música, desde que era niña y pensé que quizá podría encontrar una manera de hacer que esto funcionara así que ella abrió la puerta para que volviera a confiar en mi y le agradezco muchísimo que me haya contratado.

EC: Decías que vivías en Nashville donde hay muchísimos músicos. ¿Se percibe un ambiente de competencia ahí? Porque a veces parece que estás compitiendo pero no es como que haya UN trofeo o un único logro que puedas alcanzar pero muchas veces sientes que hay algo de eso.

NP: Sí. Totalmente. Es absolutamente real. Es verdad que en Nashville todo el mundo toca música y de una u otra forma están involucrados en la industria musical. Nunca había experimentado nada parecido a ello y cuando llegué a vivir ahí, en 2006, la cosa aun no era como hoy. Era el viejo Nashville. Pero eso es exactamente lo que necesitaba en ese momento. Ese tipo de ambiente. Darme cuenta de que tenía mucho trabajo por hacer. Llegué con apenas veinte años y me percaté de que necesitaba ser mucho mejor en mi instrumento, tenía que escribir mejores canciones, tenía que mejorar mi canto porque hay mucha gente que es mejor que yo y tenía que aprender porque quería hacer mis conciertos y quería estar dentro de eso. Pienso que la competencia es buena. Me forzó a encontrar mi voz y me obligí a experimentar. Amo experimentar con la música pues pienso que hay tanta música en el mundo que es bueno llevar las cosas al límite y entonces me encerré en el closet que había en mi cuarto y convertí ese espacio en mi zona para escribir y el lugar donde practicaba con la guitarra y poco a poco me empezaron a pedir que tocara como invitada de proyectos más establecidos y definitivamente aun me siento competitiva. Creo que es sano como artista el querer seguir empujándote a ti mismo y si no buscas avanzar entonces te quedas estancado.

EC: ¿Y a veces sientes que estás en competencia contigo misma?

NP: Oh, sí. Soy mi peor enemigo. Creo que es incluso algo en lo que tengo que trabajar porque soy muy dura conmigo misma y esa es la razón por la que empecé a co-escribir porque al principio estaba segura de que nunca lo iba a hacer. Según yo todo necesitaba ser 100% yo y no entendía que co-escribir significa que sigo siendo yo pero tengo a alguien junto a mi para darme perspectiva y mi más reciente disco es co-escrito en su totalidad con más personas y la gran razón para ello es que cuando trabajo yo sola hay un momento en el que me deprimo mucho y me siento muy sola y pienso que no soy buena en lo que hago pero si tengo ahí a Matthew E. White me siento mucho más confiada y me ayuda a desarrollar más las cosas y nos movemos mucho más rápido y aunque parezca que no tiene sentido creo que cada artista tiene algo de eso y por eso hacemos lo que hacemos porque quizá todos tenemos algo de locura dentro de nosotros.

EC: : Éste es el vehículo perfecto para empezar a hablar sobre el nuevo disco que se llama “The Future and the Past” y tengo que preguntar si en verdad crees que éste disco es mejor que el que tenías porque había un grupo de canciones en las que trabajaste y las has descartado en favor de éstas. ¿Crees que es mejor? No me refiero al tema ni a las motivaciones sino a las canciones.

NP: Ummmm… No lo sé. Creo que… no sé. Lo que sí sé es que me siento mejor de haber sacado éste disco o habría estado muy decepcionada de mi misma porque tienes que entender que desde diciembre del año pasado reprogramamos las fechas de grabación luego de que la elección ocurrió en noviembre y aunque ha pasado mucho tiempo desde entonces y a varios se nos ha olvidado lo que sentimos en ese entonces y todo lo que ha pasado el país a mi no se me olvida que fue una época en la que me encontraba llorando todos los días. Estaba confundida y desesperada por encontrar algo de esperanza y me habría sentido enferma conmigo misma si me hubiera callado todo eso. Quizá ahora parece redundante sacar otro disco político pero personalmente siento que es increíble que exista. Que para eso es el arte. Ahora, si el disco es mejor, no lo sé. Es diferente. Tiene otro tipo de energía y eso es lo quería al re-escribir las canciones y hay mucho dinero que fue invertido al grabar el disco y no habría podido estar conforme con una decisión en la que pensáramos que ya hay suficientes discos políticos y entonces salir con otra cosa. No funciona así. Además, algunos de mis discos favoritos de todos los tiempos y de mis artistas favoritos de todos los tiempos han hablado y grabado alrededor de temas socialmente relevantes y no era algo popular cuando lo hicieron. Perdieron público y no podían hablar con la prensa y no los invitaban a hacer giras y le pasó a Nina Simone quien se llevó golpes durísimos y ahora la celebramos como una de las grandes artistas norteamericanas de todos los tiempos pero se tuvo que ir a vivir a París y no me estoy comparando con ella pero es que respeto muchísimo a los artistas que se han atrevido a ir hasta las últimas consecuencias al tratar de hacer algo bueno por la humanidad y simplemente vi… especialmente como una mujer blanca en norteamérica porque alrededor del 51% de nosotras votó por Trump y me parece inconcebible y pensé que necesitaba hacer mi parte y alzar la voz. Estaba muy confundida y la música es la única forma en que me puedo comunicar y pensé que era muy importante y me mantengo firme en la decisión de haber hecho éste disco porque me ayudó a sanar. Escribir esas canciones era lo que necesitaba.

EC: The Future and the Past salió alrededor de la marca de los 500 días de Donald Trump en la presidencia. Es mucho tiempo para algunas personas y quizá lo es para algunas canciones. Después de todo ese tiempo ¿sientes que las canciones siguen manteniéndose vigentes, válidas y frescas?

NP: Sí lo creo. Obviamente aun estamos en el proceso y también hay problemas y situaciones que no han sido resueltas y quién sabe cuando nuestro sistema pueda comenzar a sentir cierta compasión por todos los seres humanos y en verdad cambiar para preservar el bienestar de todos los norteamericanos. Si escuchas “What’s Going On?” de Marvin Gaye aun te preguntas “¿Qué está pasando?” todos los días porque la materia de los derechos civiles no es menos relevante que en ese entonces. Aun necesitamos esa música para poder procesar los acontecimientos y de nuevo, no estoy comparando mi álbum con “What’s Going On?” pero pienso que el arte tiene que reflejar lo que está sucediendo en su momento. Incluso hablando de temas personales. Si es un disco de rompimient, es una instantánea de ese momento y cuando cantas esas canciones cada noches estás recordando. Sé que mucha gente dice que el significado cambia con el tiempo y creo que es cierto pero también es verdad que cada vez que la cantas recuerdas el momento en que la escribiste. Sigo respaldando el mensaje de éstas canciones. Cuando canto “Sisters” en vivo pienso en cuán roto está nuestro sistema y cómo afecta a muchas personas y me siento muy motivada por ello.

EC: Dime un poco sobre “Oh My” que es el primer corte de tu nuevo disco. Lo encuentro fascinante pues tiene éste sonido sensual y burbujeante que establece la estética sonora del disco. ¿Cómo encontraron ese sonido que además se puede encontrar durante todo el disco?

NP: Esa fue la primera canción que grabamos y la pusimos al principio del disco. No siempre puedes hacer tanta preproducción antes de entrar al estudio y como grabamos el disco con una banda completa en el estudio, no hubo tiempo para ajustar todos los detalles o para definir cada sonido o el tempo o esas cosas. Pero una vez que entramos todos juntos al estudio y comenzamos a tocar, hay que darle forma a cada canción porque va a sonar de maneras distintas pues los músicos no tocan siempre juntos. Esa canción en particular, al ser escrita tenía notas y todas ellas… esa canción es muy interesante porque estaba buscando una onda muy a la Peter Gabriel, es lo que buscaba, pero Allen, nuestro guitarrista, la llevó a un lugar más “Talking Heads” y lo noté de inmediato y entendí que teníamos que cambiar todo. Así que en el mismo estudio comenzamos a desarrollar esa idea. Después de haber establecido esos cimientos a partir de la primera canción fue que tuvimos nuestro punto de partida. La forma en que trabajamos es verdaderamente interesante pues tenemos un montón de demos que son nuestras cintas de trabajo, es lo que hacemos Matt y yo y luego elegimos las canciones que van a ir al disco y hacemos todas estas anotaciones para profundizar en la canción e intentar describirlas, y eso es algo que tú debes de saber pues eres un periodista musical. Sirve porque las canciones aun no existen. La grabación aun no existe y la puedes escuchar en tu cabeza así que lo mejor es tratar de aterrizarla al menos en palabras para que después venga Matt y las procesemos juntos y las platiquemos entre los dos para entender qué es lo que queremos para cada canción. Después hacemos una playlist para cada canción en la que tengamos ejemplos puntuales de referencias de cómo quieres que suene la canción, el reverb que vas a usar y es eso, una referencia. Después vamos al estudio y tenemos a Allan en guitarra, Cameron en el bajo, Devon en los teclados y les presentamos el demo, ahora conocen la forma de la canción, hablamos sobre todo lo que estamos escuchando y entran al estudio y les decimos cuáles son los instrumentos que queremos que usen para conseguir el sonido deseado. Desde ahí, ellos comienzan a tocar e improvisar para encontrar una amalgama y así es como trabajamos como equipo. Creo que es muy eficiente. Todos nos conocemos desde hace tiempo y hemos sido amigos de años. No hay situaciones raras entre nosotros, no hay ego y todos nos respetamos mutuamente. Todos queremos lo mejor para el otro y pienso que esa canción es absolutamente mágica porque fue la primera que grabamos y recuerdo que tenía lágrimas en los ojos porque pensaba en lo raro que es todo porque a pesar de que entiendo cómo escribir una canción y entiendo cómo se hace la música, hay una especie de magia indescriptible creada en el estudio. Perdón, me dejé ir.

EC: No, no. Es increíble lo que me cuentas. ¿Ves televisión?

NP: No. No en realidad. Veo Handmaid’s Tale. Veo PBS y no sé si ustedes lo tienen.

EC: Jaja, no, no tenemos pero sé que es televisión pública de contenido cultural pero Handmaid’s Tale es un programa asombroso. En verdad me encanta. Voy en el episodio seis o siete de la segunda temporada. En fin, te lo preguntaba porque hablabas sobre Peter Gabriel y Talking Heads y es la música que ha estado sonando en la última temporada y estaba pensando sobre eso.

De vuelta al disco, ¿qué tan difícil es hacer un disco con contenido político pero que tenga espíritu ligero y alegre? El disco es cálido y apreciable.

NP: Es mucho más difícil de hacer de lo que parece. Fue una experiencia interesante porque después de la elección me encontré escribiendo varias canciones bastante oscuras aunque para mi misma. Lo hice en este espacio de ensayo que tengo y que comparto con un montón de banda metaleras. Iba en la mañana a escribir, antes de que las bandas llegaran y me dejaba caer en el piso y me ponía a llorar o me ponía a tocar el piano y a llorar, y era música muy oscura y emocional. Me era muy importante poder dejar salir todo eso porque sabía que ese no era el disco que quería sacar y tampoco el que ya había escrito antes. El día después de la elección le llamé a Matt y le dije que no íbamos a grabar ese álbum y después de eso comencé a escribir y dejar salir todo vertido en canciones que no creo que sean las que quiera dejar que el mundo escuche viniendo de mi. Honestamente creo que podemos qué clase de energía podemos enviar y qué tipo de mensaje podemos compartir. Mi papá me enseñó desde pequeña la música del sello Motown, crecí con eso, con Stevie Wonder. Mi papá tiene una copia de “Songs in the Key of Life” doble en CD. Yo me compré mi primer reproductor de discos cuando tenía 14 o 15 años y me compré mi propia copia de “Song in the Key of Life” y ya era mi propio disco, ahora me pertenecía y podía escucharlo cuando quisiera y sentarme a leer las letras, y esa fue la primera vez que me di cuenta que hay música que habla sobre justicia social, derechos civiles y de cómo una familia blanca de clase media que vive en los suburbios podía no estar consciente de ello. Fue la primera vez que algo así me conmovió y lo recuerdo como si hubiera sido ayer y siento como si Stevie Wonder hubiera creado el plano de lo que yo quería ser y quién podía ser y entiendo que eso es ponerle demasiado peso a él pero es cierto. Amo la música y él es uno de los grandes compositores de todos los tiempos. Podría debatir que así es. Es un sentimiento que nunca me abandona y aprendí mucho de él. Creo que ese era el acercamiento que quería tener a este disco. Stevie Wonder nunca me hizo sentir como si no perteneciera, como si no tuviera un lugar propio pues a pesar de que su música hablaba de injusticias hacia gente afroamericana o marginada yo nunca me sentí amenazada como una mujer blanca, lo que sentía era compasión y entendimiento. Me sentía agradecida por la forma en que se me transmitía el mensaje. Me hizo sentir como si quisiera relacionarme con esa lucha. Ese fue el planteamiento. No como si quisiera copiarle sino intentar hacer algo que le hablara al público para invitarlos a lo que soy y que escuchen lo que tengo que decir para energizarlos y contagiarlos de toda esta idea positiva. Ese es el lugar desde el cual quise partir.

EC: Y te parece raro cómo las nuevas generaciones no pueden experimentar esa misma sensación que tuviste a los 14 o 15 de sentarse a escuchar un disco y leer las letras de un disco importante. Ahora todo es digital y no van a poder vivir la música como tú lo hiciste y lo raro es que quizá quieras replicar esos momentos de intimidad que tuviste con la música que te apasionaba.

NP: Lo sé. Pienso en eso todo el tiempo. En lo rápido que cambia la música alrededor de nuestras vidas y es interesante porque yo aun provengo de un lugar donde la música reúne a toda la gente y ahora creo que nos estamos alejando de eso y de nosotros mismos al estar más categorizados y quedar en cajas cada vez más separadas. No lo sé. Solo creo que tenemos lugares donde nos tenemos que quedar quietos.

EC: Me parece interesante porque ahora tenemos la posibilidad de escuchar diferentes músicas y brincarnos los prejuicios. Así no era antes. Te tenías que quedar o con el metal o con el rock o lo que fuera que escuchabas. Quizá pop y no podíamos cruzar esas fronteras.

NP: ¿Sabes qué? Tienes razón. Se me olvidó por completo que eso puede pasar, jajaja.

EC: Pero aun asi, es interesante lo que dices porque si un artista siente que tienes que dedicar demasiado tiempo para mantenerte en tu propio carril, entonces es una perspectiva interesante.

NP: Sí. Quizá solo no me gustan las cajas. y me esfuerzo por demostrarlo. En mi último disco hice un ejercicio donde cada canción tiene su personalidad y aunque todo tiene sentido, cada canción es muy diferente de la otra y lo quería era probarme a mi misma la amplitud de mi rango y cómo un disco puede explorar todo tipo de géneros. No suena a una sola canción contínua porque siempre he sido el tipo de artista que tiene aprecio por distintos sonidos y que está dispuesta a investigar qué tan lejos puede llegar como en ‘Hot For the Mountain’ que combina distintas cualidades musicales y de composición en tanto que ‘Nothing to Say’ tiene propiedades muy en la onda de Kate Bush, y no que yo sea como Kate Bush pero ese sonido es el que quería evocar. Creo que la música es una herramienta que puede unir a las personas. Quería hacer un disco que pudieras escuchar de principio a fin sin saber qué esperar de la siguiente canción. Que te mantenga atento. Quiero mostrar a otras mujeres compositoras que puedes ser 100% tú misma y que puedes hacer cualquier tipo de música que te plazca. De niña sufría un poco con eso porque pensé que se suponía que sólo podía tocar el piano y hacer canciones “bonitas” que reflejaran mi vida en los suburbios o que tenía que hacer música country pero ahora sé que tengo muchísima música dentro de mi y creo que es importante para cualquier persona que se sientan libres y que sepan que hay un lugar para cualquier persona en este mundo que quiera crear lo que quiera.

EC: Misión cumplida. Es un disco diverso que refleja todo lo que mencionas.

NP: Creo también que especialmente hoy no puedes ignorar por qué las cosas existen o de dónde vienen. La música es un privilegio y tenemos que entender quiénes somos, qué mensaje transmitimos, qué te trajo aquí y por qué estás aquí. Soy sensible y respetuosa a todos quienes llegaron antes que yo y solo quiero hacer mi mejor esfuerzo y rendir homenaje a esa música y presentar mi visión.

Muchas gracias Natalie. Te tengo que dejar ir pero antes quiero preguntarte si vendrás a México pronto.

NP: Espero que sí. Nada me gustaría más en la vida que ir y visitarlos. Mantendré los pensamientos positivos para que suceda.

 

Escucha el Episodio anterior

Puentes a otros sitios