Metric / Ramón Amezcua

¡Programa doble! Dos entrevistas con invitados de grandes ligas: Emily Haines, de Metric, hablando acerca de Art of Doubt, el más reciente disco de la banda canadiense. Y Ramón Amezcua, también conocido como Bostich o Point Loma. Componente fundamental de la historia musical de Tijuana al haber formado parte desde un principio y hasta sus últimas consecuencias del Colectivo Nortec.

Episodio doble y muy especial

2018 Music Tastes Good - Day 1
Photo by Scott Dudelson/Getty Images

Por principio de cuentas tenemos a Emily Haines de Metric hablando acerca de Art of Doubt, el más reciente disco de la banda canadiense que acaba de cerrar una gira como grupo especial invitado de Smashing Pumpkins. El disco fue producido por Justin Meldal-Johnson quien ha sido director musical y parte de actos como Beck, Nine Inch Nails y Ima Robot entre otros. Próximamente, Metric hará una gira al lado de Zoé por diversas ciudad de los Estados Unidos y con un poco de suerte quizá los veamos repetir actuación en Auditorio Nacional en el futuro cercano.

Ramón Amezcua y Evaristo

Como segunda parte del episodio del día de hoy, presentamos una plática con Ramón Amezcua también conocido como Bostich o Point Loma. Componente fundamental de la historia musical de Tijuana al haber formado parte desde un principio y hasta sus últimas consecuencias del Colectivo Nortec. Nos habla sobre Aries, su nuevo EP editado a través de Milovat Records, el sello que distribuye el trabajo de la familia Amezcua donde no solamente Ramón hace música sino también su hijo Eduardo quien firma como Grenda así como Amor quien además de formar parte de Mintfield, hace música electrónica bajo el seudónimo Myuné. Por primera vez se aleja de los sobrenombres y firma una obra musical con su nombre propio.

Primero compartimos la música más reciente de nuestros invitados y debajo tenemos la transcripción al español de la entrevista con Emily Haines.

Evaristo Corona: Hola Emily.

Emily Haines: ¡Hola! ¿Cómo estás?

Evaristo Corona: Todo va muy bien. ¿Tú qué tal?

Emily Haines: Voy bien. ¿Evaristo, verdad? ¿Lo dije bien?

Evaristo Corona: Oh sí. Suena muy bien.

Emily Haines: Perfecto. estoy muy bien. Estamos muy emocionados porque el disco salió el viernes y estamos obteniendo mucho amor y eso es buenísimo porque le pusimos mucho amor al álbum y estamos cargando energía porque hemos viajado mucho y tenemos un par de días en Toronto, luego vamos a Los Angeles y después seguimos hacia Moscú así que… tenemos ese sentimiento de que todo está sucediendo y es muy interesante. ¿Cómo estás tú?

Evaristo Corona: Yo estoy perfecto. Se siente como que todo está sucediendo para ustedes pero en tu caso así ha sido durante todo el último año porque tu disco solista (Choir of the Mind) salió apenas hace un año y has estado muy ocupada. Me preguntaba. ¿Cómo identificas qué es una canción de Emily Haines y qué es una canción de Metric?

Emily Haines: Es una muy buena pregunta porque a pesar de que se qué es extraño y sé que mi vida es muy inusual y que la gente no necesariamente opera de la misma forma en la que yo lo hago pero todo viene del mismo lugar que es cuando estoy en un piano y no necesariamente es un proceso particularmente placentero porque me hago ir a extremos. Siento que mi relación con el piano es es como un entrenamiento que después altero. Tratando de confrontar las cosas sobre mi misma que son mis peores cualidades al tiempo que reconozco los errores que cometo y también noto lo que ocurre a mi alrededor, en el mundo y tratando de ponerme en contacto con lo lo que no es placentero, cualquier cosa que sea, y ese es el proceso en el que me encuentro siempre y la verdad es que es difícil decir en qué lugar terminarán las canciones que vienen de eso pero si es algo que siento que a Jimmy (James Shaw, guitarrista y productor de Metric) le va a gustar, entonces se lo presentaré de alguna manera en que le pregunte si cree que puede ser una canción de Metric y si él siente que hay una chispa especial entonces llevará la idea al siguiente nivel y hará una producción de ello y si seguimos trabajando en ella y pasa de ese punto entonces traemos a Joulse y Joshua (bajista y baterista en Metric) para ver si ellos pueden aportar algo. Hay canciones que automáticamente siento que son perfectas para Metric y hay otras que no imagino que lo sean resulta que definitivamente son. Para mi disco solista, Choir of the Mind, fue muy importante saber en ese preciso momento que Metric no iba a publicar música durante ese año y eso me permitió permitir que las canciones fueran lo que son y ni siquiera intentar que se convirtieran en algo más. No sé si eso tiene algún sentido pero así es como ha funcionado desde el principio.

Evaristo Corona: Después de 15 años luego de la publicación de su primer disco bajo el nombre de Metric, ¿hay arrepentimientos durante esa primera etapa de su carrera?

Emily Haines: No, ninguno. Jajaja. Sí, claro. Como si nadie los tuviera, ja. No sé. Creo que si esas personas existen, deberían estar trabajando en el gobierno en ciertos departamentos. Por supuesto que sí tenemos. Especialmente yo que estoy completamente comprometida con las experiencias reales y me expongo al mundo, tomo riesgos, actúo de acuerdo con mis sentimientos y voy directo al mundo para intentar hacer lo mejor posible pero sí, hay todo tipo de cosas que solamente puedes ver en retrospectiva. Supongo que la diferencia es que creo que no cambiaría mi comportamiento pero definitivamente puedo ver que no tengo miedo de arriesgarme porque así es como creces y aprendes, haciéndote responsable de ello y teniendo una definición diferente de perfección cuando se refiere a tu propia vida. Preguntarnos a qué es a lo que aspiramos, a dónde nos dirigimos. No puedes cambiar el hecho de que si quieres vivir, cosas van  a suceder y si quieres puedes esconderte en tu casa y aun así van a ocurrir cosas así que en mi opinión lo que más necesitamos en sentir y eso se puede poner muy loco pero lo vale.

Evaristo Corona: Ahora, yendo al nuevo disco (Art of Doubt), ¿cuándo conocieron a Justin (Meldal-Johnsen) quien es una parte importante de disco? Es el productor del álbum. ¿Cómo fue que se integró al equipo?

Emily Haines: Pues Jimmy y yo habíamos estado hablando sobre lo que queríamos para este disco y él sentía que quería sentirse libre del rol de productor porque desde el principio siempre ha tenido esa responsabilidad. Ha sido el productor o co-productor y de alguna forma eso se traducía en que era el protector de la banda para preservar la integridad de quienes somos y que nadie nos llevara a una dirección ridícula donde no quisiéramos estar. Pero él en verdad sentía que quería ser un mejor guitarrista pero frecuentemente se alejaba del instrumento como en nuestro disco anterior Pagans In Vegas (2015) en el que había muy poca guitarra y esa fue decisión suya como productor. De alguna manera se alejó por completo de la banda y se dio cuenta de que sí le gusta ser un integrante del grupo y no el que está absorbiendo los problemas de los demás y tratando de sacar la mejor interpretación de todos los demás y ser el que da la perspectiva externa. Él quiere estar dentro. Así que una vez que empezamos a pensar que eso es lo que queríamos y entendimos que lo que necesitamos es alguien que capture lo que somos fue cuando entendimos que la mejor persona para ello es Justin y de hecho es la única persona a quien nos acercamos y estábamos muy emocionados de que él estuviera dispuesto a hacerlo.

Evaristo Corona: Tal como decías, Pagans In Vegas, el disco anterior, es un disco mucho más de sintetizadores mientras que Art of Doubt es bastante más orientado a las guitarras que muchas de las cosas que han grabado o de lo que hay en el panorama musical en 2018. ¿Les importó en algún momento la forma en la que pudiera ubicarse eso en el sonido actual sea el que éste sea? O incluso ¿alguna vez les ha importado el lugar en el que ustedes se puedan ubicar con respecto al resto de lo que ocurre?

Emily Haines: No. De hecho, todo lo contrario y esa es una de nuestras fortalezas. Desde el principio ha sido una característica que nos define. Desde que estábamos viviendo en Nueva York en los ‘00s nuestros shows eran conciertos de punk al lado de los Yeah Yeah Yeahs, Liars y TV on the Radio y esos eran las tocadas a las que nos invitaban. The White Stripes y The strokes estaban en su mejor momento y ese era el sonido. Nuestros conciertos eran con ellos y ahí estaba tocando un sintetizador, el Sequential Circuits Pro One, que lo creas o no, todo el mundo me quería prohibir y me decían que eso no se debía de hacer. Era algo insólito. Y lo que nosotros decíamos es que sí se podía y se convirtió en parte importante de nuestro sonido y nuestra firma y se mantiene al día de hoy. Compré mi primer Sequential Circuits Pro One en Montreal como en 1995 y ahora tenemos como cinco de ellos en el estudio así que durante toda nuestra carrera hemos sido imposibles de clasificar. Incluso, un ejecutivo de una discográfica nos dijo que somos demasiado populares para ser subterráneos y demasiado desconocidos para ser populares, y lo dijo de forma derogativa y como un insulto pero en realidad nosotros sentimos que esa es la mejor idea de todas y nos ha ayudado a construir una carrera longeva y auténtica. Somos de mente bastante abierta, todos nuestros discos suenan diferente entre si y siempre tienen un nuevo sonido como en Pagans que es muy electrónico y Old World Underground, Where Are You Now? es muy New Wave y Live It Out es más sucio, más rock y Fantasies (2009) y Synthetica (2012) son más balanceados entre sintetizadores y guitarras y luego Art of Doubt está más adentrado en el sonido de las guitarras así que como verás es una pregunta que me emociona mucho y amo que en verdad no nos importa lo que supuestamente está pasando en el mundo porque en todo momento hay alguien descubriendo algo nuevo. Cuando yo era niña en un pueblito feo lo que estaba en la radio es lo que estaba en la radio pero lo que yo escuchaba eran los discos de The Velvet Underground que me ponía mi hermano y eso que todo el mundo ve y dicen que es lo que está sucediendo no es necesariamente cierto porque hay todo tipo de personas en el mundo y hay todo tipo de cosas diferentes y no necesariamente son las que están llamando más la atención.

Evaristo Corona: Es buenísimo que hables acerca de longevidad porque de alguna forma ustedes han superado en ese terreno a sus contemporáneos. Hablas de Yeah Yeah Yeahs y Liars y todos ellos continúan operando pero ustedes son más prolíficos y constantes y han mantenido su alineación original. ¿Cuál es el secreto para conseguir eso? Siguen escribiendo, siguen haciendo discos, parece que siguen siendo amigos.

Emily Haines: Sí. Creo que son muchas cosas. Para empezar nunca existió la idea de que alguno de nosotros quisiera sobresalir por encima de los demás o que alguno es más importante que el resto. También, y para ser justos con todos y sus respectivas vidas, la gente tiene distintas metas. Algunos tienen un pequeño amorío con la música y quieren hacer algo en ella y dura solo un momento y se vuelven famoso por un tiempo pero  luego quieren tener familia y hacer otras cosas. Hay un millón de vidas y todas son distintas y ni siquiera pienso que sea malo que una banda se de cuenta de que se acabó. Para nosotros, o para mi, desde que tengo cinco años sé que ésta es la vida que quería vivir a pesar de cómo sucediera y sabía que tendría que sacrificar todo y lo he hecho. Le he dado mi vida a esto y soy afortunada porque los otros tres integrantes de mi banda tienen la misma actitud y sí, tenemos familias, nuestro bajista acaba de tener un bebé y es muy emocionante y Josh tiene una hija y Jimmy y su esposa tienen sus vidas y yo tengo mi vida personal y no es que no tengamos vidas pero simplemente sabíamos desde el momento en que nos conocimos que queríamos hacer esto hasta las últimas consecuencias y quizá uno de los secretos es que soy muy afortunada en haber encontrado a tres personas que piensan así y se han comprometido.

Evaristo Corona: Cuando están grabando y escribiendo me imagino que se convierten en una especie de unidad y cuando al estudio llega un agente externo como Justin ¿se encuentran con momentos de tensión provocados por las dinámicas a las que están ya acostumbrados? Tener una banda es tener a tus amigos más cercanos ahí mismo y no sé si alguien de fuera puede irrumpir esa relación.

Emily Haines: Sí y entiendo lo que quieres decir. De hecho, en álbumes anteriores ha sido un gran reto porque a veces hay gente que quiere jugar con la dinámica de la banda como queriendo dividir y conquistar y no entiendo por qué alguien querría hacer eso pero Justin fue todo lo contrario y eso es porque su vida es muy parecida a la nuestra. De hecho Jimmy hace lo que Justin hace para nosotros. Jimmy produce a otras bandas y Justin es un músico, es un bajista, ese es su primer instrumento, ha sido director musical en bandas como Beck y Nine Inch Nails y ha tenido otros proyectos y luego también trabaja como productor así que en este caso le entregamos el mandato y queríamos tocar los cuatro juntos porque nuestro acto en vivo es en donde somos mejores y jamás hemos podido registrar eso en cinta y la forma en que él se acercó a nosotros fue tratando de sacar lo mejor de nosotros en lo individual y respetando la dinámica pero al mismo tiempo rompimos algunos patrones antiguos porque teníamos nuestra manera de hacer las cosas y quizá habíamos olvidado que hay cosas que sí se pueden hacer como siquiera tener tiempo sin estar en la misma habitación y nos poníamos a pensar en grabar más elementos para las canciones y él nos retaba diciendo que para qué serviría eso, que es mejor que toquemos nuestras canciones y listo y de pronto venía y le decía al ingeniero que no podía creer que estaba en un estudio escuchando a Metric improvisar y eso nos sacó de onda porque nunca había sucedido porque somos una pequeña organización y no tenemos a nadie que nos diga lo que tenemos que hacer pero al mismo tiempo significa que no obtenemos mucha retroalimentación de alguien diciendo que somos buenos y no deberíamos ser tan duros con nosotros mismos. Fue increíble encontrarlo y que nos dijera que lo único que teníamos que hacer para ser buenos es tocar un concierto y luego grabarlo.

Evaristo Corona: De hecho hay algunas cosas que nunca habían hecho en este disco. Por ejemplo, hay canciones de 6 minutos y es algo que nunca había sucedido. Son canciones largas. ¿Qué es eso tan importante que querían decir de forma tan distendida?

Emily Haines: Jajaja. Creo que una de las reglas que nos impusimos fue que no íbamos a tener consideraciones comerciales. Nadie tenía permitido mencionar la palabra “sencillo” o pensar en esos términos y como no tenemos a un sello discográfico o a nadie detrás de nosotros diciéndonos lo que tenemos que hacer o no pues éramos capaces de actuar como músicos en busca de pasarla bien y encontramos ese sentimiento que te provoca estar dando un concierto y ahora era el momento de dejar salir eso y permitir que algo se construya. No te tienes que detener a pensar en si algo es largo porque puedes tomarte un tiempo para respirar y puedes sentir lo que sientes y es natural y vives el momento y afecta cómo lo estás escuchando. Es más fácil hacer una edición para radio aunque, por cierto, no lo hemos hecho. Hay una delgada línea entre ser demasiado complaciente y lo que estábamos encontrando que es sentirse como en un concierto y permitirnos alargar un poco el puente y encontramos la libertad musical.

Evaristo Corona ¿Cuándo terminaron la producción?

Emily Haines: Es un poco cómico porque sé que en la banda existe la noción de que no me deben preguntar fechas porque vivo en mi propia zona temporal pero fue en Primavera o eso creo. Por ahí de mayo.

Evaristo Corona: Así que fue justo después de eso que salieron de gira con Smashing Pumpkins ¿Correcto?

Emily Haines: Así fue.

Evaristo Corona: ¿Qué tal estuvo eso?

Emily Haines: Fue muy intenso. Y regresando a tu pregunta anterior sobre el secreto de la longevidad creo que no puedes descartar el hecho de que cuando hicimos nuestra gira más reciente, durante el ciclo de Pagans, estábamos haciendo arenas como el acto principal y muchas bandas habrían dicho que ya son actos establecidos y no se prestarían a abrir para otros proyectos durante una gira y lo entiendo pero para nosotros, con mente abierta, al recibir esa llamada y sabiendo que quizá sería la gira más importante y deseada durante todo el verano en los Estados Unidos y que muchas bandas querrían sumarse y recibir la llamada personal de Billy Corgan quien recibió por adelantado una copia del disco y pidiéndonos que nos sumaramos durante toda la gira como el único abridor y como invitado especial, nos dimos cuenta de que era la oportunidad perfecta para deshacernos de nuestro ego y dejar a un lado las expectativas y simplemente ir a tocar canciones nuevas y reconocemos que quizá la gente que iba al show no nos conocía y vimos eso como una oportunidad y no como un insulto y eso es parte de lo que nos mantiene felices y sanos y productivos porque al final hicimos cuarenta días con ellos y estábamos procesando y tocando nuestras nuevas canciones frente a diez mil persona en vez de hacerlo en un pequeño club frente a diez personas. Fue muy intenso. Hay una reputación ahí y fue pesado pero estoy orgullosa de nosotros. El público fue muy respetuoso y lo aprecio mucho. Incluso si no nos conocían, nos dieron la oportunidad y fue maravilloso.

Evaristo Corona: Después vas a Europa y luego regresan a América y harán una gira con nuestros queridos y mexicanos Zoé. ¿Cómo pasó eso?

Emily Haines: ¡Ya sé! Estoy muy emocionada porque nuestro pequeño equipo, como he dicho, somos una pequeña operación y ponemos mucha atención en cada decisión que tomamos y teníamos muchas opciones entre con quienes tocar en la gira por Estados Unidos y nos enviaron esa propuesta y por muchas razones distintas pensamos que ellos son la banda con quienes queremos pasar ese tiempo. No es ningún secreto que tenemos una relación muy amorosa con México y Jimmy tiene muchísimas amistades en CDMX y todos hemos pasado tiempo allá ya sea por los conciertos u otras razones y estoy tratando de recordar el nombre de ese lugar… Auditorio Nacional, y el concierto que dimos ahí fue increíble, un honor. Estoy muy emocionada. Es un concierto inusual y muy fresco concierto el que la gente podrá experimentar y no puedo esperar a tocar cada noche.

Evaristo Corona: Muchísimas gracias por todo. Nos vemos pronto en México.