Se dice Acapulco

Paty de Obeso recibe a Carlos Juárez y Jean Mendieta para hablar sobre el paradisíaco lugar de Acapulco, Guerrero; la vida en la playa y la construcción de proyectos de paz en un contexto adverso, de crisis y supervivencia.

¿Cómo construir la paz?

Acapulco es uno de los lugares más emblemáticos de México, una joya para connacionales, turistas internacionales y habitantes locales que alzan el pecho al instante en que se mencionan sus paisajes, el clima, la increíble gastronomía que los caracteriza y el carácter amable y pícaro de quienes tuvieron la dicha de nacer ahí. Un auténtico paraíso que ha permitido a muchas personas que lo han pisado, probar una forma de vida relajada, libre de ser y andar que se escenifica con las playeras sin mangas, los dedos de los pies al aire y los rostros sin maquillaje. Sin embargo, desde hace algunos años este puerto se convirtió en uno de los lugares más violentos y peligrosos del país, pero no de repente ni por arte de magia, sino por venir arrastrando serios problemas estructurales y una población que cada vez sufría mayor desigualdad.

Jean, Carlos y Paty.

En este episodio de No se dice Provincia, Paty de Obeso habla sobre uno de los lugares más hermosos para vacacionar por excelencia para los chilangos, un espacio con paisajes celestiales y también un lugar de contrastes, con Carlos Juárez y Jean Mendieta oriundos del puerto. Conversan sobre la vida en la playa, sobre las ventajas y los problemas de un lugar turístico, la violencia que recrudeció durante los últimos años y cómo construir proyectos de paz en un contexto que tiene una de las tasas más altas de homicidio a nivel nacional, un lugar marcado por la reciente separación entre la vida local y la vida turística, que cada vez se aleja más del centro y la bahía, pero también un espacio que contiene algunas de las más hermosas maravillas del país, cuyos habitantes no están dispuestos a perder ni a quedarse con los brazos cruzados, personas que están dispuestas a dar la vida por su comunidad.

Algunos datos

  • El 11 de noviembre de 1927 el presidente Plutarco Elías Calles dinamitó una roca de toneladas, que era el último obstáculo para que la carretera México-Acapulco quedara abierta.
  • La belleza y las aguas tranquilas de la bahía eran conocidas desde tiempos precolombinos y fueron guarida de piratas. Fue el puerto al que el geógrafo Alexander von Humboldt llegó en 1803.
  • Entre los años cincuenta y setenta, Acapulco era considerada un destino turístico internacional visitado por personalidades como: Tom Jones, James Caan, Frank Sinatra, Sammy Davis Jr., Elizabeth Taylor, Sean Connery, los Kennedy, George Hamilton, Richard Burton, Donna Summer y Gloria Gaynor, entre otros.
  • Una parte de “Rambo II” fue grabada en Acapulco.
  • La actual distancia entre la Ciudad de México y Acapulco es de 378 km. En promedio, en coche particular, se hacen 4 horas y 30 minutos. A principios del siglo XX este tramo se recorría ¡en 5 o 6 días!
  • Los primeros hospedajes se ofrecieron en casas particulares. El primer hotel fue construido en 1938. Se llamó Hornos, igual que la playa, luego fue nombrado Anáhuac y finalmente Papagayos. Desapareció en 1972.
  • Así como a partir de los años 40 Acapulco no dejó de crecer y consolidarse como un gran centro turístico mundial (“La Perla del Pacífico”), también la pobreza, las carencias sociales y las desigualdades crecieron. Hacia los años sesentas y setentas varios periodistas escribían acerca de los enormes contrastes.
  • En las últimas dos décadas, la inseguridad y la violencia han azotado a Acapulco. En 2017, el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública publicó su ranking de las 50 ciudades más violentas del mundo; Acapulco ocupó el tercer lugar, con una tasa de 106 homicidios por cada 100 mil habitantes (el promedio global es de 7).

Puentes a otros sitios