Educar con amor y respeto

El Dr. Rafael López habla sobre la forma de educar a los hijos en un ambiente amoroso y de respeto, dos aspectos fundamentales en la formación de cualquier individuo.

Educar con amor y respeto a los hijos, empezando por ti mismo

Para educar a los hijos es necesario contar con dos elementos de suma importancia para el desarrollo de todos los individuos: respeto y amor. Es sencillo decirlo, pero ¿qué tal hacerlo? El primer paso para desarrollar una educación de este tipo es sobrevivir a los hijos, aprender a sobrellevar todo lo que implica ser padres, el embarazo y sus respectivos cambios físicos, la adaptación a nuevas rutinas y la frustración que se presentará en más de una ocasión. En este episodio de Supracortical el Dr. Rafael López habla sobre la difícil tarea de ser padres y aprender sobre la marcha la mejor manera de formar a los pequeños. ¿Cómo hacerlo? Antes que preocuparse por los demás, en especial si son tus hijos, por su formación en un ambiente positivo y por su bienestar, es necesario tomar en cuenta los 4 principios del autocuidado: dormir bien, comer bien, hacer ejercicio y tener actividades recreativas, todo de acuerdo a las posibilidades y situaciones de cada persona.

Ser padres no es nada sencillo, es necesario ajustarse física, mental y emocionalmente a todos los cambios que ocurren incluso desde el momento del embarazo, transformaciones físicas y de hábitos, una tarea demandante que exige fortaleza, paciencia y apoyo de todos los miembros de la familia. Una vez que los padres ponen de antemano su bienestar será posible implementar la educación de sus hijos en un ambiente de respeto y amor, pero ¿qué es el respeto? Respetar al otro significa no afectar sus necesidades.

Para lograr una enseñanza óptima, en la cual los niños encuentren por sí mismos las soluciones a los problemas y no funcionen como una especie de robots que son programados para hacer una u otra cosa, es necesario estar atentos, escucharlos, saber lo que les gusta y lo que no, hacer una lista de las exigencias biológicas como comer y dormir, las exigencias sociales como promover su interacción con los demás y las necesidades propias de su personalidad,  sus intereses, sus miedos y aquello que los intriga para después intentar cubrir cada una de la mejor manera posible.

Otro elemento importante para el desarrollo de los hijos es el amor, que a diferencia del respeto, no tiene que ver con el otro sino con uno mismo. Ese anhelo propio de plenitud, ese sentimiento siempre positivo y enriquecedor es la más alta experiencia emocional que apoyará la correcta formación de los hijos. Como bien lo dice nuestro psiquiatra de cabecera, el Dr. Rafa López, es cierto que siempre habrá días complicados y que en ocasiones el mismo ritmo de vida puede esconder un poco esos sentimientos, pero en el fondo los padres deben tener muy claro que los objetivos y las formas de educar están atravesados por el deseo amoroso de compartir lo mejor de su propia esencia, que en conjunto con el entendimiento de las necesidades de los pequeños forjarán individuos plenos y felices.

Agenda de la semana

  • Escribe tres necesidades que debes respetar en tres personas cercanas a ti. Enfócate principalmente en aquellas que podrías cubrir y no estás haciendo aún.
  • ¿Cómo describirías la mejor versión de ti?
  • Menciona una persona que haya sido fundamental en tu educación y que haya logrado inspirarte con respeto y amor

 

Disfruta el episodio.

Escucha el Episodio anterior

Puentes a otros sitios