TDAH

El Dr. Rafael López “Rafarrufus”, nuestro psiquiatra de cabecera, nos habla sobre el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) y la forma más adecuada de abordar a los niños procurando su adecuado desarrollo personal.

Tal vez no es TDAH, tal vez sólo son niños

En este episodio de Supracortical hablamos sobre uno de los diagnósticos más populares y controvertidos en la infancia y la familia: el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH). El TDAH es una condición médica (no una enfermedad) que se confunde mucho con niños que, lejos de tener un trastorno psiquiátrico, son poco atendidos por los adultos en su entorno y se tornan distraídos, irresponsables o groseros. Los niños hiperactivos y con pobre capacidad de atención pueden encontrar explicación a sus síntomas en la educación o en un proceso médico, por lo cual es muy importante que antes de etiquetar y medicar a un niño sea adecuadamente evaluado por un profesional, pues los síntomas pueden ser muy parecidos.

Debemos tener en cuenta que una de las características principales de la infancia es el derroche de energía, la propia fisionomía y psique de los niños provocan que estén moviéndose todo el tiempo, queriendo conocer y probar todo lo que está a su alcance, lo que implica que pasarán de un objeto a otro, de un tema a otro, de una conversación a otra según sea su interés. El problema es que los adultos y el sistema educativo muchas veces se enfoca en moldear el comportamiento de los menores como si fueran pequeños adultos, queriendo que permanezcan sentados, callados y sin moverse.

Si los niños son amados, tienen límites, hacen ejercicio y los padres consideran sus gustos, intereses y sentimientos creando un ambiente propicio para ellos y, aún así perciben que para ellos es más difícil estar tranquilos y poner atención, eso tampoco implica que tengan déficit de atención y necesiten medicación inmediata, lo mejor es que ante la duda acudan con un profesional que realizará una serie de pruebas neuropsicológicas para detectar si en ellos persiste algún trastorno y posteriormente será necesario identificar cuál es el mejor tratamiento. Sin embargo, debemos recalcar que si alguno de esos elementos falta, probablemente seremos nosotros los que no estemos poniendo atención y procurando su adecuado desarrollo.

Agenda de la semana

  • ¿Recuerdas a algún profesor(a) que supiera atraer tu atención para aprender?
  • ¿Qué podrías hacer para llamar más la atención de tus amigos, pareja, colaboradores o hijos cuando quieres darles un mensaje?
  • ¿Cuál es la fuente de información (educación) que más capta tu atención hoy en día?

 

Gracias por regalarnos su atención.

Escucha el Episodio anterior

Puentes a otros sitios